grupo de whatsapp

¿Tienes un grupo de whatsapp contigo mismo?

Dicen que estamos en la era de la automatización, y es verdad, cada vez nos comportamos de forma más automática.

Las redes sociales están tan automatizadas que (automáticamente) puedes compartir todo lo que te pasa: lo que te pasa por delante, lo que te pasa por la cabeza, lo que te va a pasar dentro de cinco minutos, lo que le está pasando a otro.

Share, Share, Share en un bucle infinito.

Como dice Charlie Brooker, creador de Black Mirror. “Compartir no es un problema, el problema es hacerlo automáticamente. Ahora todo está preparado para que puedas compartir cada aspecto de vida hasta acabar convirtiéndote en una versión exagerada de ti mismo”

Me da la sensación de que compartimos mucho con todo el mundo y muy poco con nosotros mismos.

El otro día me pasó: estaba leyendo un artículo muy interesante, pero en vez de disfrutarlo iba pensando en toda la gente con la que lo tenía que compartir: “Esto es lo que hablé el otro día con A, esto ahora se lo voy a mandar a B, ah… y lo tengo que compartir en C”

¡BASTA! ¿No será mejor leerlo, disfrutarlo, asimilarlo y después, con criterio añadido, compartirlo en un entorno de calidad y calidez?

Así que he decidido hackearme y crear un grupo de whatssap conmigo mismo.

¿Tienes un grupo de whatsapp contigo mismo?

Tener un grupo de whatssap contigo mismo te permite:

  1. Conocerte: ¿Eres un pesado? ¿Eres interesante? ¿Eres gracioso? ¿Te aguantas a ti mismo? El tipo de contenido y los mensajes que te envías a ti mismo son sólo para ti. Como lo era antes la música que escuchabas, los libros que leías o las series que veías.
  2. Te permite respetar (te): Muchas de las cosas que compartimos, no las compartimos por los demás, las compartimos por nosotros mismos, como mecanismo para reforzar nuestra propia imagen… Pues para eso lo compartes contigo mismo y no le das la tabarra a nadie.

Este experimento no creo que me dure mucho, porque los vicios digitales son peores que muchas de las drogas analógicas.

Pero de momento me ha ayudado a auto-matizarme y des-automatizarme un rato, que no hay mal que por bien no venga.

De momento, me he enviado a mí mismo el artículo que estaba leyendo. Que no lo había terminado y ya estaba a punto de compartirlo con todo el mundo… ¡menos conmigo!.



Share This